Un día entre elefantes

¿Sabías qué…

– un elefante pasa 16 horas comiendo y bebe 100 litros de agua al día?
– los elefantes bebés se alimentan de leche materna y de heces de su madre?
– que todo el sudor de los elefantes se concentra en una parte de su cuerpo, los pies?
– que en las orejas es donde mejor se puede tomar el pulso de un elefante?
– que si un elefante te pisa no puede hacerte daño porque la planta del pie es totalmente blandita? (Si no está enfadado, claro).
– que cuando metes la mano en su boca no te puede morder porque tienen los dientes tan adentro que no se ven?

Éstas y otras muchas cosas las aprendimos el día entero que pasamos con elefantes en el Dumbo Elephant Spa. En este post os contamos cómo fue el día y cuáles fueron nuestras impresiones.

POR QUÉ ELEGIMOS DUMBO ELEPHANT SPA

En Chiang Mai, igual que en todo Tailandia, tienen un buen negocio montado a costa de los elefantes. Si os acordáis, en un post anterior, os contamos que en Ayutthaya nos encontramos a turistas dando un paseo en elefante. Existen miles de agencias que te venden estos paseos e incluso shows de elefantes dibujando y haciendo cualquier tipo de tontería para atraer a turistas. A primera vista puede parecer interesante pero lo que no nos paramos a pensar es que un elefante es un animal salvaje y no hace esas cosas por sí solo. Para ello, los tienen que enseñar y la única manera es a base de palos. De hecho, el día que nos topamos con aquellos elefantes dando un paseo vimos que los guías llevaban cuchillos en la mano… Por eso, creemos que contratando este tipo de tours y paseos no estamos haciendo ningún favor a los elefantes sino que, más bien, estamos fomentando su esclavitud. Además, muchas veces los tienen en muy malas condiciones, encadenados en un espacio reducido, como estos elefantes que nos encontramos en un centro de elefantes.

20151120_155314

Así que desde el primer momento tuvimos claro que nos apetecía disfrutar de estos animales de una manera diferente. Nuestra primera idea era visitar el Elephant Nature Park, un centro de rescate y rehabilitación de elefantes. Sin embargo, para los días que estabamos nosotros en Chiang Mai ya no tenian ningún hueco, así que buscamos otras alternativas. En nuestra guesthouse nos hablaron de Dumbo Elephant Spa y nos pareció una buena opción.

QUÉ HICIMOS

A las 8 de la mañana nos vinieron a buscar a nuestra guesthouse en una pick-up. Nuestro guía era un chico que había pertenecido a la tribu karen y nos contó un poco cómo es el día a día de los elefantes. Tardamos hora y media en llegar, ya que el lugar estaba en medio del Doi Inthanon National Park que está alejado de la ciudad.

20151116_115644

Cuando llegamos lo primero que vimos fue unas casetas de bambú y unas personas que nos daban la bienvenida. Después supimos que eran todos miembros de una misma familia y que vivían allí, cuidando de los elefantes. Tenían una casa principal con dos estancias: una hacía de dormitorio común, con unas mantas sobre el suelo y mucha ropa amontonada, y la otra hacía de cocina. Luego tenían a parte el baño, una zona para comer y una zona de relax con una hamaca y unas mantas sobre de las cañas de bambú. Todo ello en medio de la jungla!

2015-11-26 16.01.15

El primer elefante que vimos fue una mamá que estaba embarazada y le estuvimos dando de comer plátanos y pepinos. Fue impresionante estar cerca de semajante animal y casi meter nuestra mano en su boca sabiendo que no teníamos nada que temer. 

2015-11-26 16.07.35

Seguimos caminando hasta donde estaban otros tres elefantes, uno de ellos un bebé de 3 meses, Dumbo. Les dimos de comer, jugamos con Dumbo, les tocamos, les abrazamos, y después les seguimos por la jungla viendo cómo ellos mismos se iban buscando su propia comida: trozos de bambú, hojas, raíces de árboles, etc.

2015-11-26 16.19.44

Échale un vistazo a este vídeo, especialmente al final donde uno de los guías está jugando con el pequeño Dumbo!

Llegó la hora de la comida y nos tenían preparado un suculento manjar: padthai, arroz frito, brócoli con carne de cerdo y todo tipo de frutas para que comieramos cuanto quisiéramos.

20151116_122259

Después de comer estuvimos hablando con Chai, uno de los chicos de la familia, y nos estuvo contando que ésa era su vida. Que ellos vivían en la jungla cuidando de animales y que su familia además de elefantes cuidaba también búfalos y perros, que ellos no van a la escuela y que él no sabía leer ni escribir. Sin embargo, hablaba un inglés bastante bueno gracias al contacto con turistas y allí lo teniamos sentado con su guitarra intentando entonar el “Let it be” de los Beatles.

20151116_130023

Después de comer nos esperaba lo mejor. Seguimos a los elefantes hasta una charca de fango y los fuimos embadurnando uno a uno y, ya de paso, a nosotros también ¿no dicen que el barro es bueno para la piel :p? Parecía que a los elefantes les gustaba mucho estar allí, se sentaban y se les veía relajados. Tanto que a todos ellos les entró ganas de hacer sus necesidades allí dentro y… nosotros allí metidos a su lado! Después del barro tocaba darse un baño, así que fuimos hasta el riachuelo que pasaba por allí para limpiar tanto a los elefantes como a nosotros. Fue muy divertido estar allí y jugar con ellos mientras te echaban agua con su trompa. Divertido hasta que a una chica del grupo le atacó una sanguijuela que nos cortó el rollo a todos!

2015-11-26 16.46.49

Para finalizar el día, les dimos otra vez de comer. No sabéis cuánto comen estos animales!! También estuvimos jugando con Dumbo que estaba muy juguetón y nos provocaba todo el rato. Y esto al lado de la casa, como quien juega con un perrito en el patio de su casa.

2015-11-26 16.56.18

NUESTRAS IMPRESIONES 

El día de hoy ha sido una experiencia inolvidable. No os podéis imaginar lo simpáticos y cariñosos que son estos animales. Sin embargo, terminamos el día con una sensación agridulce. Cuando les preguntamos cómo habían vivido estos elefantes antes de llegar allí no nos qusieron dar mucha información. Además, al finalizar el día, vimos que uno de los chicos que los cuidaban llevaba también una especie de cuchillo, aunque no vimos que los elefantes tuvieran ninguna marca. Quizás, simplemente lo llevaba por si ocurría algo. De lo que estamos seguros es de que en este lugar viven todos los elefantes de la familia juntos y pueden estar a sus anchas en medio de la jungla. Sin embargo, no sabemos hasta que punto están 100% bien cuidados y no se trata de un negocio más para forrarse a costa de ellos.

Si venís a Tailandia y queréis pasar un ratito con elefantes, os recomendamos que os informéis bien antes de contratar cualquier actividad!

4 comentarios el “Un día entre elefantes

  1. Pingback: Nuestras 10 primeras veces en Tailandia | Con el mundo en la mochila

  2. Pingback: Guía para viajar a Tailandia por tu cuenta | Con el mundo en la mochila

  3. Pingback: Nuestro Top 10 del Sudeste Asiático | Con el mundo en la mochila

  4. Pingback: Guía de viaje de Tailandia | Con el mundo en la mochila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s