Rishikesh, la capital mundial del yoga

Rishikesh es una de las ciudades sagradas de India, situada a pies de los Himalayas y a orillas del río Ganges. Pero por lo que es más conocida es por ser la capital mundial del yoga y el epicentro de la meditación. Así que hasta aquí llegan cada día, como ya hicieron los Beatles en los años 60, aquellos que quieren desconectar del mundo y encontrarse consigo mismos. Para nosotros esta ciudad fue un soplo de aire fresco (y tan fresco… porque hacía mucho frío!) y aprovechamos nuestros días aquí para descansar, cuidarnos, desconectar y reconectar.

PicsArt_12-25-07.46.13.jpg

Antes de empezar, te dejamos un vídeo resumen de nuestros días por Rishikesh:

CÓMO LLEGAR

Rishikesh está a 268 km al norte de Delhi. Nosotros cogimos un autobús nocturno y pasamos una noche bastante mala. Este autobús tenía asientos y camas y pensamos que si cogíamos las camas podríamos descansar mejor. Pero fue un gran error, porque las camas eran muy estrechas y hay que compartirlas, así que tuvimos que hacer tetris para coger los dos la postura rodeados de las mochilas. En este autobús estuvimos metidos unas 8 horas y nos costó 550INR (7€ aprox) por persona.

NOTA: Si viajas solo no reserves una cama, porque tendrás que compartirla con alguien a quien no conoces y no sabes con quien te va a tocar dormir!

QUÉ HICIMOS

1. YOGA EN MANTRA YOGA & MEDITATION SCHOOL

Decíamos antes que Rishikesh es la capital mundial del yoga y eso se nota nada más poner un pie en la ciudad. Hay infinidad de lugares que ofrecen desde clases esporádicas de yoga hasta retiros espirituales de varios días.

Nosotros somos novatos en el tema pero no queríamos irnos de Rishikesh sin probar al menos una clase de yoga. Y eso hicimos. Nuestro lugar elegido fue Mantra Yoga & Meditation School. Íbamos un poco con miedo porque nuestro nivel de yoga es totalmente nulo y no sabíamos con qué nos íbamos a encontrar pero fue una experiencia que nos encantó! De hecho, ya estamos pensando en repetir.

PicsArt_01-09-01.04.53.jpg

Las demás personas del grupo llevaban ya varias clases y nada más empezar todos ellos, junto con el profesor, comenzaron a cantar unos mantras. Nosotros no nos sabíamos la letra, pero cerramos los ojos y nos dejamos llevar por la energía que transmitían y nos unimos a ellos en los “ommm”. Al terminar, el profesor comenzó a dictar la serie de asanas (posturas del yoga) que teníamos que ir haciendo. Hemos de reconocer que al principio no dábamos pie con bola, notábamos nuestro cuerpo tenso e incapaz de reproducir las posturas. Pero el profesor no nos obligó a nada en ningún momento y cuando una postura nos resultaba demasiado complicada nos ofrecía una alternativa más sencilla.

PicsArt_01-09-01.05.34.jpg

Poco a poco a lo largo de la clase nos fuimos relajando, fuimos notando más elasticidad y conseguimos hacer posturas que no hubiéramos imaginado al principio. Así que salimos de allí pensando “si esto lo hemos podido hacer en una clase ¿qué podríamos haber conseguido con una semana de práctica?”

Si eres novat@ como nosotros te diríamos que  te animes a probar. Qué mejor sitio como Rishikesh, que es donde nació esta práctica! Aunque una clase como prueba está bien, pero para sentir realmente la magia del yoga son necesarios más días. Nosotros si volviéramos nos plantearíamos hacer un curso de varios días. En Mantra Yoga & Meditation School, además de clases esporádicas, hacen cursos de yoga y de meditación que incluyen alojamiento y comida.

PicsArt_01-09-01.06.35.jpg

Si te interesa puedes ver todos los cursos que ofrecen y los precios en su página web: https://mantrayogameditation.org

2. PASEAR POR LA ORILLA DEL RÍO

En Rishikesh nos lo tomamos con mucha calma. Caminar por Lakshman Jhula hasta llegar al río, cruzar al otro lado y pasear por la orilla del Ganges, tranquilamente y sin prisa, se convirtió en nuestra actividad favorita. Después de haber visto el Ganges en Varanasi, nos pareció mentira que por aquí sus aguas sean tan claras.

PicsArt_12-25-08.05.45.jpg

Cruzar el puente era una odisea diferente cada día. En algunas ocasiones las vacas, contagiadas por la energía “zen” de la ciudad se sentaban en mitad del puente y hacían tapón. En otras, los monos se lanzaban a ver si pillaban algo de comida. Otra veces eran las motos que no cabían entre la multitud de personas que cruzaban.

PicsArt_12-25-10.21.03.jpg

Una vez ya en el otro lado del río se encuentra el templo Trayambakeshwar, un templo de 13 plantas dedicado al dios Shiva pero que en cada planta hay figuras de diferentes deidades. A nosotros el templo en sí no nos dijo mucho, pero desde arriba pudimos ver vistas muy bonitas del río.

PicsArt_12-25-10.09.02.jpg

Siguiendo por esta orilla del río hacia el sur se llega al Ashram Parmarth Niketan, uno de los centros de yoga más prestigiosos de India. Este ahsram está vigilado por una gran estatua del dios Shiva. Y allí, donde se sitúa la estatua, todos los días se hace una ceremonia, el Ganga Aarti, que no es más que un ritual de purificación, agradecimiento y homenaje a la Madre Ganga. Es un ritual cargado de espiritualidad, acompañado de cánticos religiosos, mantras y velas. Nosotros queríamos ir pero hacía tanto frío todos los días que nos dio mucha pereza. De todas formas, nos dijeron que el Aarti en este lugar es demasiado “turistada”, que para vivir una ceremonia más auténtica había que ir a Triveni Ghat. Si vais nos contáis!

PicsArt_01-08-06.17.31.jpg

NOTA: El horario es diferente en invierno y verano. En invierno se realiza a las 17.30 y en verano a las 19.

3. ASHRAM DE LOS BEATLES

En la década de los 60, agobiados por la fama, los Beatles vinieron a Rishikesh a hacer un retiro de meditación de la mano del gurú Maharishi Mahesh Yogi, que inventó una técnica que nombró meditación trascendental. Aquí se dedicaban a la meditación por las mañanas y a su música por las tardes y debieron encontrar la inspiración porque durante su estancia en el ashram compusieron más de 40 canciones, algunas de ellas incluidas en su White Album.

Cuentan que Ringo Starr abandonó la experiencia a las dos semanas porque no se acostumbraba a la comida. El resto estuvieron allí dos meses y el motivo por el cuál se fueron no parece estar muy claro. Según ellos, abandonaron el ashram porque el comportamiento del gurú hacia las mujeres no era apropiado pero el gurú dijo que los echó de allí porque no hacían más que fumar cannabis. Quizás fuera una mezcla de ambos. Pero sea como fuere, lo cierto es que unos años después de irse los Beatles, al ashram se cerró y estuvo abandonado muchos años. La gente saltaba para verlo e hicieron pinturas en honor a los Beatles.

Ahora el gobierno se ha hecho con el poder, lo ha rehabilitado un poco y ha puesto una entrada de 600INR (7,5€aprox) para poder verlo. Es cierto que el entorno es bonito, pero a nosotros nos parece un precio excesivo por entrar a ver las habitaciones dónde dormían y su lugar de meditación, así que nos conformamos con ver la entrada. Pero claro, si eres un forofo de los Beatles puede ser interesante.

PicsArt_01-09-01.07.38.jpg

De todas maneras el paseo hasta allí es agradable y en algún tramo fuimos muy bien acompañados :p

PicsArt_01-08-05.32.25.jpg

4. INTRODUCCIÓN AL AYURVEDA

El ayurveda es un tipo de medicina tradicional india, de más de 5.000 años de antigüedad. En Rishikesh hay montón de sitios que ofrecen tratamientos y masajes ayurvédicos y nosotros quisimos probarlo. Como queremos explicar bien en qué consiste y nuestra experiencia, le hemos dedicado este post a parte.

PicsArt_01-08-06.14.51.jpg

DÓNDE DORMIR

Durante nuestros días en Rishikesh elegimos Nammastay Traveller´s Hub. Está situado en una calle muy tranquila y el personal es muy amable. Os los contamos todo aquí.

picsart_12-24-09.18.32

NUESTRAS IMPRESIONES

  • La Rishikesh de la que hablamos, como ciudad tranquila, perfecta para desconectar, es solo una pequeña parte de la ciudad, la zona entre puente de Ram Jula y el de Lakshman Jula. El resto de la ciudad es igual de caótica que todas las demás.
  • Recomendamos venir a Rishikesh cuando haga buen tiempo para disfrutarlo más. Se puede hacer rafting en el río, hacer una excursión a unas cascadas, ir a ver dónde nace el río Ganges y varias rutas de trekking que nosotros descartamos por el frío. Si vienes a India en invierno, a no ser que tengas planeado hacer yoga o meditación, la omitiríamos del itinerario.
  • Al ser una ciudad sagrada, es una ciudad totalmente vegetariana. No encontrarás nada de carne en ningún restaurante. Nuestro restaurante favorito para desayunar fue Iras Kitchen, su chai, sus pancakes y sus boles de porridge son buenísimos y las cantidades muy grandes.

Un comentario el “Rishikesh, la capital mundial del yoga

  1. Pingback: Guía de viaje de India | Con el mundo en la mochila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s