Pushkar, una ciudad hippie y sagrada

Cuenta la leyenda que al dios Brahma se le cayó una flor de loto azul de la mano y en el lugar donde cayó se formó un lago. Y allí, a orillas del lago, se construyó la ciudad de Pushkar, una de las más antiguas y sagradas de India. Hoy en día, la comunidad hippie ha encontrado aquí un lugar donde asentarse, y no nos extraña porque es un sitio muy tranquilito. Os contamos en este post lo que hicimos y nuestras impresiones de la ciudad.

PicsArt_01-26-07.16.08.jpg

CÓMO LLEGAR

Para llegar a Pushkar hay que coger un tren hasta Ajmer. Nosotros desde Jaipur pagamos 171INR por persona (2€ aprox) y tardamos 2 horas y media. Aquí en Ajmer se coge un autobús local que nos costó 13 INR persona (0,16€ aprox) y tardó como una hora en llegar .

QUÉ HICIMOS

La verdad que en Pushkar hicimos poca cosa porque además estuvimos enfermos los dos con la dichosa diarrea. Pero, en general, es un pueblo para pasear y dejarse contagiar de su filosofía “Shanti, shanti”, vamos, para tomárselo con calma.

1. LAGO SAGRADO

El epicentro de la ciudad es el lago sagrado. Cuenta la leyenda que aquí venía Brahma para expiar sus pecados cuando le puso los cuernos a Savitri, una de sus dos esposas. Está rodeado de 52 ghats, que son como unas escaleras que bajan hasta el agua, y aquí los devotos se bañan en sus aguas sagradas para purificarse y hacen sus ofrendas.

PicsArt_01-10-08.06.42.jpg

Es muy agradable pasear por la orilla del lago y sentarse a observar a la gente. Hubo una cosa que nos chocó bastante. Normalmente las mujeres en India van muy tapadas, muchas incluso se cubren la cabeza. En cambio, aquí en el lago estaban bañándose completamente desnudas, sin ropa interior.

Nos recordó un poco a Varanasi, pero sin incineraciones, más tranquilo, menos masificado y mucho más estricto. Más estricto en el sentido de que no está permitido acceder a las escaleras con zapatos ni hacer fotos a la gente. Además están muy alerta. Nosotros llevábamos los zapatos en la mano y cada vez que los dejábamos un momento en el suelo nos llamaban la atención.

PicsArt_01-10-08.13.22.jpg

Aunque pasear por el lago fue muy agradable, también fue un poco estresante por dos motivos:

  • El suelo no está precisamente limpio, más bien todo lo contrario. Está lleno de cagarrutas de vacas y palomas y algunas veces íbamos más pendientes de no pisar una de ellas que de  disfrutar del paseo.

CONSEJO: No os aventuréis a ir en chancletas, y si lo hacéis llevaros unos calcetines en la mochila. Lo agradeceréis!

  • A cada dos pasos se acercaba algún hombre ofreciéndonos unas flores para hacer una ofrenda en el lago y orar por nuestros familiares. De primeras, parecen muy amables y piensas “uy mira que majo, que me da una flor para explicarme cómo hacen sus ofrendas”. Pero no. Si algo hemos aprendido en India es que nadie (o casi nadie) hace las cosas por gusto y siempre hay un motivo económico detrás. Así que estos tíos después de darte la flor y explicarte todo con su mejor sonrisa te piden dinero. Hemos leído por internet las experiencia de una pareja a la que le pidieron 8000INR (100€) !! Nosotros ya íbamos avisados sobre  este “timo de las flores” y no aceptamos ninguna. Pero son muy insistentes y no sé si es que yo los días que estuvimos en Pushkar tenía el nivel de tolerancia por los suelos, pero me llegaron a agobiar.

CONSEJO: Si no estáis interesados en hacer el ritual de las flores, decirles que NO tajantemente cuando se acerquen con su flor. Son muy cameladores e insistentes y después tendréis que pagar.

2. AARTI

Todos los días antes del atardecer se hace una ceremonia religiosa en el lago. Tres personas de la casta de los brahmanes, que es la casta de los sacerdotes y la más alta en el hinduismo, guían la ceremonia y por un momento los mantras y cánticos religiosos, el fuego y el incienso inundan el ambiente.

PicsArt_01-10-08.08.16.jpg

Nosotros quisimos formar parte de este momento del día tan importante para ellos, así que nos sentamos en las escaleras y fuimos copiando sus movimientos. Al finalizar la ceremonia nos dieron unas flores (esta vez no era un timo) para que hiciéramos una ofrenda en el lago, así que las lanzamos al agua y nos mojamos la cabeza, a ver si así acabamos de una vez por todas con las diarreas!  Después pasó el sacerdote para bendecirnos y nos dio una galleta de sésamo.

PicsArt_01-26-08.27.42.jpg

Como la ceremonia tiene lugar al atardecer, las aguas del lago van adquiriendo unos colores rosas y naranjas increíbles que hace que todavía tenga más magia el momento.

3. TEMPLO BRAHMA

El templo más importante de Pushkar es éste. Pero además es uno de los templos más importantes del país, porque es el único dedicado a Brahma, dios de la creación del universo. Así que es un centro de peregrinación para sus devotos.

PicsArt_01-26-07.28.27.jpg

Como en todos los templos hindúes, hay que quitarse los zapatos para entrar y además, tampoco dejan entrar con mochila ni cámara de fotos. Hay unas taquillas a la entrada para dejar todo, tras pagar una pequeña propina. Nos sorprendió tanta seguridad, la verdad. En el mismo lugar de las taquillas venden unas cestas con flores y frutos secos para hacer una ofrenda al dios y el vendedor grita cosas como “Señora, que me las quitan de la manos!” (Suponemos 😜) para que los devotos compren.

PicsArt_01-26-07.29.42.jpg

Para ser sinceros, nosotros no somos muy de templos, ni ceremonias, ni cosas religiosas. Así que este templo no nos dijo nada. De hecho, tanto por fuera como por dentro nos pareció bastante feo. La visita al templo es más para ver cómo los devotos hacen sus rituales y nosotros ya habíamos visto a muchos…

PicsArt_01-26-07.25.59.jpg

4. CALLEJEAR

En los alrededores del lago hay un mercado y las calles están repletas de puestos de ropa, artesanías, joyas, abalorios, cuadros…

picsart_01-26-07.24.05

picsart_01-26-07.22.20

Es un mercado bastante grande y la gente dice que es el mejor sitio en Rajastán para comprar. Nosotros no compramos nada así que no sabemos si será el mejor o no. Pero os aseguro que ganas no faltaron! Qué pena que no podamos cargar con más cosas en la mochila! Aunque para ser sinceros, nos pareció un mercado muy poco auténtico y muy hecho para el turista hippie.

PicsArt_01-26-07.19.21.jpg

Pero lo que sí que hicimos fue pasear, perdernos por sus callejuelas, encontrarnos con un montón de monos  y con un montón de vacas, que parece que al ser una ciudad sagrada hay más que en otros sitios.

PicsArt_01-26-07.23.14.jpg

Y mientras paseábamos entre vacas y puestecitos, un buscavidas muy avispado que vio que las zapatillas de Mario no estaban muy finas enseguida les echó el ojo y vio negocio con nosotros. Y oye, que en un momentico con aguja e hilo y un poco de pegamento, se las dejó como nuevas. Vamos, que se las pulió y todo!

PicsArt_01-26-08.29.08.jpg

Y eso fue todo lo que hicimos… Nos quedaron en el tintero dos cosas que nos hubiera gustado ver pero que las dejamos porque estábamos con poca energía. Os lo contamos por si vosotros os animáis:

  • Templo Savitri Mata. El templo dedicado a Savitri, una de las dos esposas de Brahma, está en lo alto de una colina y desde allí se deben tener unas vistas muy chulas de la ciudad.
  • Mezquita de Ajmer: Una mezquita donada por el emperador Shah Jahan (el mismísimo que construyó el Taj Mahal) y que es un lugar importante de peregrinación para los musulmanes del país.

DÓNDE COMER

Al ser una ciudad sagrada, es una ciudad totalmente vegetariana, nos llamó la atención  porque no vimos ni huevos en ningún sitio. La mayoría de las comidas las hicimos en nuestro alojamiento: Vela Resort. Probamos muchas cosas y estaba todo bueno, pero especialmente nos gustaron los gnochis con salsa de espinacas, los pancakes y el té con limón, jengibre y miel! Siempre era buena hora para pedirnos un té, estábamos enganchados!

También recomendamos comer en la calle principal un kebab en Ganga Laffa & Falafel. Fuimos porque estaba el número 1 en Tripadvisor y nos gustó mucho y es barato. El kebab de falafel con aguacate y salsa de queso y ajo estaba muy bueno.

PicsArt_01-26-07.20.24.jpg

DÓNDE DORMIR

Vela resort fue un oasis para nosotros en nuestros días por Pushkar. Estábamos enfermos y aquí encontramos un lugar tranquilo para recuperarnos. Os contamos más detalles en este post.

NUESTRAS IMPRESIONES

  • Puskhar es un lugar para no hacer nada más que pasear (y comprar). Está bien, porque es un lugar tranquilo y después de haber estado en grandes ciudades como Delhi, Agra o Jaipur, viene bien un sitio así para recargar energías.
  • No nos pareció la ciudad sagrada que habíamos leído muchas veces, es un lugar bastante turístico.
  • Creemos que es una ciudad que puedes omitir de tu itinerario si no tienes muchos días.

Un comentario el “Pushkar, una ciudad hippie y sagrada

  1. Pingback: Guía de viaje de India | Con el mundo en la mochila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s