Hampi, entre ruinas y paisajes de ciencia ficción

Después de tres meses viajando por India, nos despedimos del país por la puerta grande: visitando la ciudad antigua de Hampi. Esta ciudad fue la capital del imperio Vijayanagara que se extendía por el sur de India de 1336 a 1565, momento en el que los musulmanes incendiaron y saquearon la ciudad destronando a su rey Rama Raya. La ciudad quedó abandonada y olvidada hasta que el británico coronel Mackenzie la redescubrió en 1800 y la dio a conocer. Dicen que fue una de las ciudades medievales más importantes después de Beijing y que era tan hermosa que venían viajeros de todo el mundo a visitarla. Y no nos extraña, porque todavía sigue siendo un lugar muy especial. Las numerosas ruinas que se conservan se entremezclan con un paisaje único que parece sacado de una película con todas esas rocas, palmeras y plataneros. Si la UNESCO la nombró Patrimonio de la Humanidad en 1886 por algo será!

PicsArt_02-21-07.27.20

CÓMO LLEGAR

Desde Gokarna sale a las 9 de la noche un autobús nocturno hasta Hospet, la ciudad más cercana a Hampi. Sin embargo, nosotros no queríamos volver a pasar otra noche en un autobús, así que decidimos viajar de día haciendo varios cambios y mucho más barato. Eso sí, nos pegamos tooooodo el día viajando y acabamos reventados y con ganas de pegarnos una buena ducha de todo el polvo que comimos durante el viaje.
1. Autobús de Gokarna a Ankola (25INR – (0,30€ por persona)
2. Autobús de Ankola a Hubballi (136INR – 1,7€ por persona). En Ankola hay autobús directo a Hospet, pero se nos fue y teníamos que esperar varias horas en la estación así que decimos hacer el trayecto a través de Hubballi para no perder tiempo
3. Autobús de Hubballi a Kopal (113INR – 1,4€ por persona)
4. Autobús de Kopal a Hospet (44 INR – 0,55€ por persona)

NUESTRO RECORRIDO PARA VISITAR LAS RUINAS DE HAMPI

Cuando llegamos a Hampi lo primero que nos sorprendió fue ver semejante cantidad de rocas enormes por todos sitios, dispuestas de manera que casi casi que desafiaban a la gravedad. Y pensamos ¿¿Pero de dónde ha salido esto?? Pues en India cuando no sabes algo lo mejor es acudir a la mitología porque hay leyendas para todo! Una de ellas cuenta que el rey de Sri Lanka echaba de menos las montañas de India y le pidió ayuda al dios mono Hanuman. Éste se fue hasta los Himalayas para coger todas las rocas posibles y llevárselas al rey. Pero claro, pesaban tanto que se le cayeron por el camino precisamente aquí, en Hampi, y formaron este paisaje tan peculiar. Verdad o no, lo cierto es que el paisaje es increíble!

PicsArt_02-21-08.48.55.jpg

Y entre medio de tanta roca, a lo largo de una superficie de casi 30km2, se encuentran dispersas las más de 1000 ruinas que se conservan de la antigua ciudad. Y como es imposible visitar todas ellas, nosotros nos centramos en las más populares. También tenemos que decir que no tuvimos más remedio… Porque nos quedamos sin moto disponible para alquilar y a patita y con el calor que hacía no dábamos para más!

NOTA: Antes de planificar el recorrido hay que tener en cuenta que todos son gratuitos excepto tres: Vittala temple, Elephant stables y Lotus Mahal. La entrada conjunta para visitar estos tres cuesta 600 INR (7,5€) y es válida solo para un día. El primero está bastante alejado de los otros dos así que hay que planificar bien.

DÍA 1

Comenzamos el día visitando el templo Virupaksha, que es el más alto e importante. Está dedicado al dios Shiva y es de una época anterior al imperio Vijayanagara. A la entrada nos dio la bienvenida su enorme torre de 29 metros de alto llenas de figuras talladas, algunas de ellas eróticas. Para entrar tuvimos que pagar 50 INR (0,62€) por cámara de foto o móvil. Si quieres entrar con cámara de vídeo hay que pagar 500 INR (6,25€)…

PicsArt_03-18-09.16.17.jpg

Lo primero que nos sorprendió al entrar fue un elefante que tienen allí atado que venera a todo el que se acerca y le dia unas rupias. Nos dio mucha pena ver aquel elefante allí.

Dentro del templo recorrimos los tempos más pequeños que hay en su interior y salimos a la parte posterior donde había un estanque sagrado.

PicsArt_03-18-09.14.40.jpg

Desde el templo nos acercamos a Hemakuta hill desde las que se tienen una vistas muy bonitas del templo y el paisaje rocoso.

PicsArt_02-21-08.49.30.jpg

En los alrededores vimos el templo Kadlekalu Ganesha, que alberga una estatua de Ganesha de 4,5 metros de alto. Y continuamos el recorrido por los templos de Salivelaku y perdiéndonos entre todas las ruinas que había en la zona.

PicsArt_02-21-07.29.50.jpg

PicsArt_02-21-08.50.03

A estas alturas estábamos asados de calor así que cogimos un tuktuk y paramos primero en el templo de Krishna construido en 1513 que cuenta com varios santuarios y estructuras con tallas de elefantes y leones.

PicsArt_03-18-09.15.36.jpg

Y seguimos con el tuktuk hasta el templo Hazara Rama que fue uno de los que más nos gustaron, con sus impresionantes relieves y sus columnas de basalto negro. Este templo se situaba en la zona real de la ciudad y era utilizado exclusivamente por la familia real.

PicsArt_02-21-07.26.32.jpg

Desde aquí nos acercamos andando hasta la gran plataforma Mahanavami Dibba. En su día contenía figuras de madera que fueron quemadas cuando saquearon la ciudad. Está situada en una explanada enorme en la que no hay ninguna sombra para refugiarse, así que no nos detuvimos mucho porque el sol pegaba de lo lindo.

PicsArt_02-21-08.28.05

Y ya lo último que visitamos fue el Baño de la reina, que aunque está un poco deteriorado aún se puede observar detalles de su esplendor.

PicsArt_03-18-09.37.20.jpg

DÍA 2

La ruta del segundo día la empezamos en Hampi Bazar, que en su época medieval era un boyante mercado de especias y animales y un gran centro de comercio.

PicsArt_03-18-09.59.32.jpg

Desde aquí hicimos a pie el camino que lleva hasta el templo Vittala. Es un camino precioso, lleno de cocoteros, rocas colosales y ruinas de algún templo de menor importancia. Recomendamos hacer este camino andando, son unos 2km y a nosotros fue una de las cosas que más nos gustaron. Llega un momento en el que el camino va paralelo al río y forma un paisaje muy bonito. Cuidado con el calor no te emociones y quieras refrescarte en el río, que hay cocodrilos!!

PicsArt_03-18-09.28.24.jpg

Por el camino pasamos por Templo Achyutaraya que es uno de los más imponentes.

PicsArt_03-18-09.34.31.jpg

PicsArt_03-18-09.26.24

Después de más o menos una horita de paseo llegamos al templo Vittala que es el más importante y conocido. Destaca por dos cosas. Por un lado, el carro de piedra que es el monumento mejor conservado de la época y se ha convertido en el símbolo del sur de India, quedando incluso plasmado en los billetes de 50 rupias.

PicsArt_02-22-11.17.28.jpg

Y por otro lado, los pilares musicales que tiene el templo que si los golpeas suavemente producen distintas notas musicales. Nosotros no fuimos capaces de escucharlos, pero se ve que mucha gente como nosotros lo prueba cada día porque estaban super desgastados!

Desde aquí cogimos un tuktuk hasta Zenana Enclosure, que era un recinto amurallado y protegido por eunucos porque era la zona reservada a las mujeres. Y aquí visitamos el famoso Lotus Mahal, que servía como zona de ocio para las mujeres y es el único  que se conserva casi en su estado original.

PicsArt_03-18-09.32.58.jpg

Y acabamos el día en los establos de los elefantes donde se recogían los elefantes de la realeza.

PicsArt_03-18-09.35.03.jpg

Quedamos más que satisfechos con el recorrido que hicimos. Vimos lo más importante y dedicamos como 4 -5 horas cada día.

DÓNDE DORMIR

Se puede dormir en el propio Hampi o en el algún pueblo de los alrededores, donde además podrás ver cómo se vive en las zonas rurales. Nosotros elegimos esta opción y nos alojamos en Sandur en Shiva Vilas Palace, un antiguo palacio de la realeza de lo más bonito y original. Podemos decir con toda certeza que es el mejor alojamiento que hemos tenido en India. Aquí puedes leer más sobre nuestra experiencia.

PicsArt_03-16-09.59.41

NUESTRA IMPRESIONES

  • Hampi es un lugar mágico que se debería incluir en cualquier ruta del sur de India. De hecho, nos sorprendió no ver a mucho turista por aquí.
  • Hace muchísimo calor y no hay muchas sombras para refugiarse. Nosotros acabamos agobiados y como cangrejitos. Así que es necesario ponerse buen protector solar e ir cargado de agua.
  • Recomendamos coger una moto o un autobús local y ver los pueblos de los alrededores para empaparte bien de la vida rural del país.

Un comentario el “Hampi, entre ruinas y paisajes de ciencia ficción

  1. Pingback: Guía de viaje de India | Con el mundo en la mochila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s