VÍDEO: Poblado Lisu (Pai)

Kanchanaburi: puente sobre el río Kwai, cascadas y templos

Esta ciudad está a 150 km al oeste de Ayutthaya y a 120 km de Bangkok. ¿Habéis oído hablar del puente sobre el rio Kwai? Si, ¿ese que da nombre a la película que ganó 7 Óscars? Pues se encuentra aquí y estamos tan sorprendidos como vosotros! Al parecer, durante la Segunda Guerra Mundial el ejército  japonés cogió como prisioneros de guerra a ingleses, daneses, americanos y australianos y establecieron un campo de prisioneros aquí, en Kanchanaburi. Estos prisioneros estuvieron forzados a construir una vía de ferrocarril que uniera Birmania con Tailandia para apoyar a las tropas japonesas en Birmania. Esta vía fue conocida como el «ferrocarril de la muerte » y ya os podéis imaginar por qué. El famoso puente es un fragmento de ella y su construcción se saldó con la vida de más de 100.000 personas, entre ellas 13.000 prisioneros, debido a las condiciones infrahumanas en las que trabajaban.

20151110_175046

CÓMO LLEGAR

Desde Ayutthaya no hay bus directo. Primero hay que coger una furgoneta que por 80 bath (2€) te lleva a Suphonburi y tarda una hora y media. Aquí se coge un bus que te lleva a Kanchanaburi, tarda dos horas y media y vale 50 bath (1,25€). El autobús nos pareció muy gracioso. Era super antiguo, con ventiladores en el techo y en la parte de delante había un reloj como los de ikea colgado y la imagen de un buda. Las puertas del autobús no se cerraron en todo el camino y el conductor fue pitando durante todo el trayecto. Aquí no hay paradas, así que el bus pita y si hay alguien en la calle lo para y se sube.

2015-11-18 11.03.17

QUÉ HICIMOS

1. MEMORIAS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Un día lo dedicamos a visitar lo relacionado con la segunda guerra mundial. Vimos el puente sobre el río Kwai, el cementerio de guerra donde están enterrados los prisioneros que murieron y el museo JEATH que, a través de fotografías y dibujos, cuenta cómo fue la vida de estos prisioneros durante la construcción del puente.

2015-11-18 19.34.39

Nos llamó la atención que este museo es regentado por unos monjes y los veías paseando por allí tranquilamente. Aprovechamos para hacernos unas fotos con ellos y disfrutar del entorno, que era precioso.

2015-11-18 19.43.34

2. CASCADAS DE ERAWAN

Sabíamos que era una visita obligada ya que, según habíamos leído, allí se encontraban las cascadas más bonitas de Tailandia. La noche anterior habíamos conocido en nuestra guesthouse a una chica española, Sonia, y decidimos ir juntos. Para ello cogimos un autobús de esos tailandeses, con colorines y ventiladores en el techo, que nos costó 50 bath y en una hora y media estábamos allí.

El parque nacional cuenta con siete niveles de cascadas, con un desnivel total de 1.500 m. Cuando entramos y vimos la primera ya nos quedamos con la boca abierta pero conforme íbamos subiendo el paisaje se hacía cada vez más y más bonito. Como hacía mucho calor decidimos subir hasta el último nivel y a la bajada ir disfrutando, poco a poco, de cada cascada. Los primeros niveles fueron bastante fáciles pero a partir del quinto se fue complicando un pelín (tampoco fue muy difícil) y fue necesario incluso un poquito de escalada y cruzar un riachuelo. Sin embargo, creemos que merece la pena subir hasta el nivel 7, ya que el paisaje que vas viendo por el camino es inigualable.

2015-11-18 20.10.21

Al llegar arriba estabamos empapados de sudor y decidimos darnos un chapuzoncito en esas aguas cristalinas de color turquesa que nos estaban esperando. Para nuestra sorpresa estaba lleno de pececitos que estaban deseando ver un pie para acercarse en manada a mordisquearlos. Mario se bañó pero hubo una a la que le dio miedo y no se atrevió 😃

2015-11-18 20.25.40

A la bajada fuimos parando y disfrutando de cada uno de los niveles y, sin duda, el que más nos gustó fue el quinto.

2015-11-18 20.42.51

Datos curiosos:

  • Para poder entrar en el parque con botellas de agua tienes que pagar una fianza por botella. Si a la bajada enseñas todas las botellas te devuelven la fianza. Es una manera de asegurarse de que la gente no las va a tirar en cualquier sitio estropeando el entorno.
  • En el nivel 3 vive una colonia de monos. Nosotros tuvimos la suerte de verlos. Fue una sensación muy extraña sentirlos saltar sobre nuestras cabezas como si se fueran a abalanzar sobre nosotros.

3. TEMPLOS A LAS AFUERAS DE KANCHANABURI

El último día decidimos alquilar una moto para recorrer los alrededores de Kanchanaburi y visitar los templos Wat Tham Seua y Wat Ban Tham.

20151113_113434.jpg

  • Wat Tham Seua

Está presidido por un buda de 14 metro protegido por una estructura en forma de concha. Al lado hay varios templos más pequeños donde los locales estaban rezando y haciendo sus ofrendas mientras nosotros nos divertíamos un poco ;).

2015-11-18 21.55.18.jpg

También hay una pagoda a la que se puede subir y contemplar al buda desde arriba, con los arrozales y las montañas como telón de fondo.

20151113_134809

  • Wat Ban Tham

Tiene un buda en el interior de una cueva a la que se accede por unas escaleras en forma de dragón.  Cuando, por fin, llegamos a la cueva donde estaba el buda nos dimos cuenta de que había más escaleras, así que decidimos probar suerte y ver a dónde nos llevaban. ¡Maldita la hora! ¡Aquello no terminaba nunca! En total subimos más de 700 escalones de cemento que atravesaban una montaña, hasta que llegamos a la cima donde había una pagoda dorada. Llegamos con la lengua fuera pero las vistas desde allí arriba merecieron la pena.

2015-11-18 22.07.44

De camino a los templos nos encontramos con este árbol gigante.

2015-11-18 21.44.17

NUESTRAS IMPRESIONES

  • Aquí hemos probado la mejor comida hasta el momento. En especial, nos ha enamorado un restaurante vegetariano, llamado On’s thai essan, y su dueña.
  • La gente conduce con sentido común, aunque para ellos parar en los pasos de peatones y los semáforos no importe.
  • Las carreteras son buenas. Están bien pavimentadas y no tienen nada que envidiar a las europeas.
  • Coger una moto para visitar los alrededores fue una experiencia que nos encantó. No sólo por los templos sino, también, por ver cómo vive la gente de las aldeas de alrededor de Kanchanaburi.
  • La calle donde nos alojamos, que es donde están la mayoría de guesthouses y restaurantes, nos dio muy buen rollo. La estancia aquí nos sirvió de relax y desconexión.
  • Hemos visto muchos hombres occidentales mayorcetes con mujeres locales más jóvenes.
  • Queremos destacar la amabilidad y las ganas de intentar ayudar de la gente. En todos los lugares te encuentras a gente amable, pero a este nivel no lo habíamos experimentado nunca.

Ayutthaya: la antigua capital del reino de Siam

Después de estar unos días en Bangkok pusimos rumbo hacia la zona centro de Tailandia y visitamos dos ciudades: Ayutthaya y Kanchanaburi.

Nuestra primera parada fue Ayutthaya, a 85 km al norte de Bangkok. Fue la antigua capital del reino de Siam, la actual Tailandia. En su época fue una de las ciudades más grandes. Contaba con más de un millón de habitantes, más de 500 templos, un importante puerto comercial y relaciones políticas y comerciales con Europa y Japón, hasta que en 1767 fue saqueada por los birmanos. Toda esta grandeza se puede observar, hoy en día, en los restos que quedan dispersos por la ciudad, que fueron nombrados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1991.

20151109_135651

Wat Phra Si Sanphet

CÓMO LLEGAR

Desde Bangkok se puede llegar fácilmente, ya sea en autobús, minivan o tren. Nosotros optamos por la opción más barata: el tren, que nos costó 15 thb (0,40€) por persona en tercera en clase! Por ese precio creíamos que iba a ser un tren muy cutre, pero la verdad es que estaba bastante bien. Los asientos eran cómodos y las ventanillas estaban bajadas, por lo que no hacía calor. Durante el trayecto, de alrededor de 2 horas, nos pareció muy gracioso que, de vez en cuando, se subía algún vendedor ambulante intentando vender todo tipo de comida o bebida.

20151108_124202

En el tren con nuestras amigas holandesas

QUÉ HICIMOS 

En Ayutthaya estuvimos un par de días con unas chicas holandesas que conocimos en el tren. Con ellas alquilamos unas bicis para recorrer la ciudad y poder visitar las ruinas del parque histórico tranquilamente. Como hay muchas y hacía un calor asfixiante, decidimos centrarnos en las que habíamos leído que eran más destacadas: Wat Maha That, Wat Ratchaburana, Wat Yai Chai Mongkol, Wat Phra Si Sanphet y Wat Lokayasutharam. En algunas de ellas, pagamos la entrada para entrar al recinto y otras, simplemente, las vimos desde el exterior. Las tarifas de las entradas oscilaban entre los 20 y los 50 baths y algunas eran gratis.

2015-11-15 16.53.27

Algunas de estas ruinas han sido reconstruidas y nos pareció muy interesante ver cómo todavía los monjes las frecuentan y se hacen cargo de ellas.

2015-11-12 08.22.56

Monje en Wat Yai Chai Mongkol

Nuestra vuelta en bici fue toda una aventura. Algunas ruinas estaban cerca las unas de las otras, pero para ir a otras tuvimos que pedalear un buen rato con todo lo que eso supone: conducir por avenidas llenas de coches y motos (menos mal que por aquí son majos y paran en mitad de la carretera, si es necesario, para que pases) y esquivar tuktuks, niños y perros. Pero disfrutamos mucho del día! Además por el camino nos encontramos con elefantes que iban dando un paseo a los turistas.

2015-11-12 08.27.41

En Ayutthaya también nos dimos un buen festín. Nos lo merecíamos después del duro día de bici! Así que nos fuimos de tapeo tailandés al night market y probamos todo aquello que nos entraba por el ojo. Eso sí, con los bichitos fritos todavía no nos atrevemos 😉

Si váis a Bangkok, bien merece la pena reservar un día para hacer una excursión a Ayutthaya. Es un lugar que no deja indiferente a nadie!

Mercado flotante de Amphawa y mercado de la vía del tren de Mae Klong

Uno de los días que estuvimos en Bangkok aprovechamos para hacer una excursión a sus alrededores y visitar dos mercados: uno flotante y otro que está en la vía de un tren. Después de esperar durante una hora a un autobús, que nunca llegó, tuvimos que coger otros dos para llegar por fin a la estación donde estaba la furgoneta que nos llevaría a nuestro destino.

MERCADO EN LA VÍA DEL TREN DE MAE KLONG

Ésta fue nuesta primera parada. Es un pueblecito que está, aproximadamente, a unos 80 km de Bangkok y que se ha hecho famoso por su mercado en la vía del tren. Si, lo que leéis! Aquí hay un mercado que está, literalmente, encima de la vía. Cuando pasa el tren, que es unas 4-5 veces al día, recogen un poco los puestos o incluso dejan cosas encima de la vía y el tren pasa por encima de ellas. Una vez pasa el tren, el mercado vuelve a la normalidad. Parece ser que el mercado estaba allí antes de que funcionara el tren y ahora, como atrae turismo, se niegan a quitarlo. Nosotros tuvimos la mala suerte de que, cuando fuimos, el tren estaba estropeado y no pudimos ver ésta imagen tan pintoresca. Aún así, nos dimos una vuelta por el mercado y tenemos que reconocer que nos sorprendió bastante ver a la gente comprando aquí, con las terribles condiciones higiénicas que había.

2015-11-08 13.02.51

MERCADO FLOTANTE DE AMPHAWA

A unos 6 km de Mae Klong se encuentra Amphawa. Preguntamos en el pueblo cómo llegar allí y nos dijeron que en mini-bus, que resultó ser una furgonetilla con un remolque atrás con asientos para sentarse.

20151107_143735

En Amphawa hay un mercado flotante que nos gustó mucho. No era el típico mercado creado para turistas como otros que habíamos visto en internet. Éste se veía muy auténtico, de hecho, nosotros éramos casi los únicos turistas por allí. El mercado está situado a largo de un canal, donde a ambos lados se pueden encontrar puestos de ropa y, sobre todo, de comida. Además, hay barquitas en las que unas mujeres cocinan una comida deliciosa, principalmente, marisco. Cuando anochece todos los puestecitos y barquitas se iluminan, quedando reflejados en el agua. Eso, junto con la música que se escucha de fondo, hace que se cree una atmósfera inigualable.

Aquí es posible, además, coger una barca para ver los alrededores del mercado y sus templos. Durante el recorrido pudimos ver cómo vive la gente en esta zona en casas flotantes sobre un río, en el que había mujeres lavando ropa y niños bañándose. El paisaje es muy bonito y pudimos contemplar un atardecer desde la barca precioso.

2015-11-08 13.15.18

Bangkok, la ciudad que nunca duerme

Bangkok, la ciudad que nunca duerme! Así la llaman y ahora sabemos por qué! Ambiente y bullicio están garantizados las 24 horas del día. Hemos estado aquí 4 días y uno de ellos aprovechamos para hacer una excursión a los alrededores para visitar unos mercados muy curiosos que os enseñamos aquí. En éste, os vamos a contar qué hemos visitado en Bangkok y cuáles han sido nuestras impresiones.

¿QUÉ HEMOS VISTO?

1. TEMPLOS

Un par de mañanas las dedicamos a visitar algunos de los templos más famosos de la ciudad.

  • Wat Pho

Este templo es famoso porque en él se encuentra un buda tumbado que es de los más grandes del mundo, con alrededor de 45 metros de largo. El recinto en sí es precioso, con multitud de budas de diferentes tamaños y posiciones.

2015-11-07 12.07.05

  • Wat Phra Kaew y Gran Palacio

Se trata de un recinto enorme con numerosos edificios y templos espectaculares, llenos de colorido y figuras doradas. En Wat Phra Kaew está el buda de esmeralda, que es de los más importantes y venerados de Tailandia.

No se podía entrar al recinto con pantalón corto ni camisetas de tirantes. Como ya lo sabíamos fuimos preparados con los pantalones largos en la mochila y un pañuelo para cubrir los hombros. Sin embargo, el pañuelo no fue suficiente y tuvimos que pedir prestada una camisa que dejaban de forma gratuita en la entrada dejando una fianza.

2015-11-07 12.39.51

En este mismo recinto se encuentra el Gran palacio que, más que un palacio, es como una pequeña ciudad donde se encontraba la antigua residencia real.

2015-11-07 12.46.11

2. BARRIO CHINO

El barrio chino la verdad es que nos lo imaginabamos de otra manera. En realidad, nos pareció un poco más de lo mismo. Calles con puestos a ambos lados, donde vendían de todo tipo de artilugios, ropa, etc., mucho tráfico y mucho ruido.

3. KHAO SAN ROAD

Esta es la zona típica de mochileros. Se trata de una calle larga que es una auténtica locura, especialmente por la noche. A los dos lados de la calle hay puestos callejeros de comida de todo tipo, de ropa, masajes, tatuajes, etc. Y, además, hay muchos bares con la música a tope. La gente que frecuenta esta zona son, por lo general, turistas que te los encuentras hasta altas horas de la noche bebiendo cerveza y bailando. Nosotros nos alojabamos en una calle cercana a ésta, que se llama Rambuttri, así que cada noche cenábamos por esta zona. Como anécdota, os dejamos una foto de uno de los puestos de masajes donde contamos casi 50 masajistas en la calle trabajando!

2015-11-08 21.42.06

4. MERCADO NOCTURNO PATPONG

Una noche fuimos a este mercado porque leímos que vendían cosas de imitación a buen precio. Aquí fue donde tuvimos que poner en marcha nuestras dotes regateadoras por primera vez. El mercado se encuentra bastante lejos y habíamos leído que en taxi costaba unos 80 bath (2 euros) pero a todos los taxis que preguntábamos nos lo dejaban por 200-300 bath (5-7 euros). Fue bastante difícil negociar, pero al final lo conseguimos por 130 bath (3 euros). El mercado, en sí, no nos gustó mucho puesto que había lo mismo que en cualquier otro mercado de la ciudad. La única diferencia es que aquí te intentan vender también entradas para el pingpong show, un espectáculo erótico que no vimos y que tampoco queremos entrar en detalles…

5. SOI COWBOY

Es el barrio rojo por excelencia de Bangkok. Es una calle de clubs iluminada con letreros de neón, que como os podréis imaginar predominaban los colores rojos. En la puerta de cada club había muchas chicas semidesnudas, muchas de ellas demasiado jóvenes,  esperando a clientes.

IMG-20151107-WA0028

6. CALLEJEANDO EN BANGKOK

A nosotros nos gusta mucho callejear y patearnos todos los lugares que visitamos. Bangkok, por supuesto, no iba a ser menos. Lo que nos hemos encontrado en esta ciudad, y que nos ha llamado la atención, ha sido la infinidad de puestos callejeros de comida que había a cada dos pasos que dábamos. Podían ser desde furgonetas hasta motos con remolques enganchados o incluso carritos que iban moviendo de un lado a otro.  Además hemos visto familias que tenían su pequeño comercio en casa, sacaban a la calle la mesita o el carrito y se ponían a vender! Callejeando también hemos visto muchos perros y gatos sin dueño, a los que la gente respetaba mucho. Les alimentaban y dejaban que rondaran a sus anchas por sus negocios. Y, por último, nos ha llamado la atención ver a muchos monjes con sus indumentarias naranjas por cualquier lado de la ciudad. Una cosa curiosa es que tienen asientos reservados para ellos en autobuses y en otros sitios públicos.

2015-11-08 22.16.41

¿CUÁLES HAN SIDO NUESTRAS IMPRESIONES?

  • Nos ha parecido una ciudad caótica, bulliciosa, con mucho tráfico. En algunas ocasiones, nos ha parecido un poco agobiante.
  • Hay motos por todos lados, incluso en callejuelas pequeñas. Muchas veces te encuentras a familias enteras en una sola moto y sin casco.
  • Callejear se hace difícil porque muchas veces los vehículos no paran en los pasos de cebra y, a veces, ni incluso en los semáforos.
  • Hay mucha contaminación. Ésto, junto con fuertes olores desagradables que hay en algunas calles, hace que a veces se haga incómodo respirar.
  • La comida nos ha sorprendido positivamente. Es muy buena y muy barata. Por 40-50 bath (1 euro) puedes comer o cenar tranquilamente.
  • El sistema de autobuses nos ha parecido muy barato y, al mismo tiempo, muy lioso, ya que no aparece nunca el horario ni las paradas o el destino de cada linea.
  • Desde el punto de vista occidental, parece que hay bastante pobreza. Sin embargo, se ve a todo el mundo feliz y no se ve gente pidiendo por las calles.
  • Sensación de seguridad 100%.
  • La gente es muy amable, siempre te intenta ayudar y siempre está con una sonrisa en la boca. Son personas relajadas y con muy buena onda.

Dicen que Bangkok o te encanta o la odias. Nosotros no podemos decir ni una cosa ni la otra pero si que creemos que, con sus cosas buenas y malas, es una ciudad que merece la pena visitar.

Y…llegó el día!!

Por fin llegó el día! Comienza nuestra aventura!

Ayer llegó el momento de decir adiós a Suecia y hoy hemos llegado a Bangkok, con un jetlag de narices por cierto. A pesar del cansancio, hemos podido dar una vuelta por la ciudad y, a primera vista, nos ha parecido un poco caótica, pero no tanto como nos imaginábamos. Nos ha llamado la atención la cantidad de motos que hay (algunas con 3 personas y sin casco), la comida local que es muy barata y bastante buena, y el alto nivel de contaminación. Pero os contamos más sobre Bangkok aquí.2015-11-05 00.49.35

En éste, queríamos centrarnos en hacer un pequeño homenaje a las personas que dejamos en Suecia. Aunque bueno, en realidad, las llevamos en nuestra mochila. Tenemos que decir que en Suecia hemos conocido a personas maravillosas. Cuando vives lejos de tu casa y de tu familia es súper importante rodearse de gente en la que poder confiar. Y nosotros nos sentimos afortunados porque tenemos un grupo de amigos increíbles. Aunque todos somos muy diferentes entre sí, conectamos muy bien desde el primer momento y hemos formado una pequeña familia.

Chic@s, vamos a echar mucho de menos nuestras cenitas, las fiestas en el hostal la Leo, nuestras fikas de confidencias, nuestras tardes de billar, las paellas y cocidos de Pablo, nuestros viajecitos, nuestras noches de fiesta (incluso las frustradas, que no han sido pocas) y, sobre todo….el gururu! 😉 Nos llevamos con nosotros todos esos momentos y un trocito de cada uno de vosotros. Os queremos!!

2015-11-05 01.41.46